jueves, 23 de julio de 2015

Faite sociu del Ciares

Mi granito de arena para que el Ciares siga creciendo http://www.ucceares.com/hazte-socio/




viernes, 10 de julio de 2015

Flujos de efectivo: contando gallinas en el corral

Existe una gran parte de la población, no familiarizada con los principios contables, que no se cree las cifras que figuran en las cuentas anuales. Dicen que son producto de maquillaje o ingeniería financiera y en la mayor parte de los casos no les falta razón. A ello se une la mal interpretación que se suele hacer del concepto beneficio. Por ello muchos consideran mucho más útil lo que podemos denominar contar las gallinas que entran y salen del corral, y así no hay lugar a ningún tipo de ingeniería financiera.



Siguiendo con el repaso de las principales cifras del Sporting en los últimos años, vamos a ver todas las gallinas que entraron y salieron desde 2008 a 2014. Esta información la podemos encontrar en el documento llamado Estado de flujos de efectivo que nos explica la evolución de la tesorería (les perres) distinguiendo tres tipos de operaciones: explotación, inversión y financiación.

Así, podemos ver como en 2008 había en caja más de 800.000 euros mientras que a 30 de junio de quedaban poco más que las telas de araña (81.000 euros), pasando por una época de bonanza, 2009, con más de 3 millones en las arcas.

En el siguiente cuadro podemos ver como ha variado la tesorería a lo largo de este periodo  y cómo han influido en esas variaciones las 3 actividades mencionadas anteriormente (cifras en millones de euros):



Lo primero que hay que saber para interpretarlo, es que números positivos (verdes) significa que se cobró más que lo que se pagó, es decir, entraron más gallinas de las que salieron. Por el contrario, los negativos (rojos) indican que los pagos superaron a los cobros y por eso se reduce la tesorería (perdimos gallinas).

Si analizamos la columna 2009 (temporada 2008-09) quiere decir que a 30 de junio de 2008 había 840.000 euros que a 30 de junio de 2009 eran 3.2000.000 euros, gracias especialmente a los flujos de explotación positivos de 4,63 millones. Este efectivo fue empleado gran parte en la siguiente temporada, con muchos pagos de inversión (obras en el Molinón por ejemplo) y financiación (devolución de un crédito a la Caixa por ejemplo).

Si analizamos lo que ocurrió en todo el periodo (columna total) vemos que la variación fue negativa (pagos superiores a cobros) en 760.000 euros. Vamos a desagregarlo por cada tipo de flujo:

- Explotación (+ 28,36 millones): A primera vista lo que nos indica esta magnitud es que la actividad ordinaria del Sporting es una máquina de hacer dinero, ya que los cobros superaron ampliamente a los pagos en todas y cada una de las temporadas. Como explicaré más abajo, es una falsa apariencia.

- Inversión (-14,28 millones): Los pagos por inversiones superaron a los cobros en más de 14 millones. No quiere decir ello que sea malo, pues una sociedad que invierte quiere decir que crece. No obstante, al igual que ocurre con los flujos de explotación, habrá que matizar esta cifra.

- Financiación (-14,83 millones): La interpretación es que se ha devuelto casi 15 millones de deuda, es decir los pagos por devoluciones son mayores que los cobros por emisión de nueva deuda. Recalcar que estamos hablando de deuda financiera, no incluyendo aquí los pagos pendientes a proveedores, empleados, o hacienda (explotación) ni los de marcas, obras (inversión).


Tras este primer análisis y tirando de manual la interpretación es que el Sporting ha generado casi 30 millones de euros que se han empleado a partes iguales en invertir y en devolver deuda. Muy chocante con lo que ha ocurrido en realidad.

Como ya adelanté, hay que hacer un par de matizaciones a esas cifras. La primera se refiere al dinero cobrado por las ventas de jugadores, que se ha considerado un flujo de explotación, en mi opinión erróneamente. Igual que cuando fichas a un jugador lo consideras inversión y los correspondientes pagos restan el llamado flujo de inversión, es lógico pensar que los cobros por venta de jugadores formen parte del mismo flujo. No lo han considerado así los responsables del Sporting.

De haber estimado estos cobros por jugadores como desinversión, el cuadro de arriba podría haber quedado más o menos así (pasando las ventas de explotación a inversión):


Nota: Este cuadro está hecho bajo la falsa presunción de que los traspasos se cobraron en la misma temporada que se vendió el jugador. Esto puede provocar que los datos de cada temporada sean erróneos, no así el total del periodo.


Y aunque el resultado final no varía, sí lo hace la interpretación. La actividad ordinaria ya no genera casi 30 millones, sino sólo 11 y vemos con es negativa en las últimas dos temporadas. Por su parte, los cobros por inversión superan a los pagos, es decir, se desinvierte. Consigues dinero pero a costa de deshacerte de tus activos, en este caso jugadores.

Y todavía hay otro matiz no menos importante. El estado de flujos de efectivo no aclara si el dinero conseguido es porque lo estás haciendo muy bien o simplemente porque no estás pagando. Es decir, yo puedo mantener la tesorería si cobro y no pago. En el caso del Sporting el saldo con sus acreedores aumentó en más de 4 millones durante el periodo. Por lo tanto, si se hubiera pagado todo lo que se tenía que haber pagado el flujo de explotación se habría reducido más, pero evidentemente no había dinero para ello (76.000 euros en caja). Como veis, contar gallinas tampoco es tan fácil.

lunes, 6 de julio de 2015

Irregularidades contables: la prima de ascenso

El ascenso conseguido por los guajes del Sporting tiene relevancia desde el aspecto deportivo y económico. Desde este punto de vista se puede dar la paradoja que si bien jugar en primera supone un importante balón de oxígeno, en el más corto plazo puede tener un efecto negativo, al aumentar el gasto al tener que contabilizar la merecida prima por ascenso.

Este sin sentido no pasaría probablemente fuera del ámbito deportivo donde una empresa prima a sus trabajadores por conseguir una serie de objetivos encaminados a obtener mayores ingresos, por lo que el mayor gasto derivado de esa mayor retribución no empeoraría los números de la compañía.

Pero en el caso del fútbol es distinto. Los objetivos son deportivos y la recompensa es económica. Mismos ingresos pero mayor gasto, lo que conlleva pérdidas. Supongamos un club que había conseguido el equilibrio presupuestario con mismos ingresos que gastos. Al lograr el ascenso, a los jugadores les corresponde una prima de 2 millones. El club cerrará el ejercicio con una pérdida igual a esa prima, a pesar de haber conseguido sus objetivos. Contradictorio.

Desconozco como afectará ésto a las cuentas del Sporting del curso 14/15. En principio la situación será similar a la del ejemplo puesto arriba. Sin embargo, el procedimiento de los responsables del club gijonés en años anteriores ha sido distinto. Si en la temporada 07/08 se consiguió el ascenso, la prima se contabilizó en la 08/09; por lo que el ejercicio en el que se consiguió  el logro deportivo se cerró con beneficios, y el mayor gasto por la prima se trasladó al siguiente ejercicio donde se compensó con mayores ingresos obtenidos en primera división. Lo mismo ocurrió en años sucesivos con las primas de permanencia, y de ahí que aunque la temporada 11/12 termine con el fatal descenso, haya contabilizada un prima de permanencia (la correspondiente a la 10/11).

Esta forma de proceder del Sporting siempre me llamó la atención. No respeta el principio de devengo,  pero sin embargo me pareció coherente. El único problema es que en la memoria dice que cumple todos los principios, cuando no es así.

El mismo criterio que el Sporting lo aplicó el Xerez en la temporada 08/09 y ha sido determinante a la hora de calificar el concurso de acreedores como  culpable (Sentencia íntegra en iusport.com). Así, el Juzgado de lo mercantil nº1 de Cádiz considera como irregularidad contable relevante la no contabilización de la prima en la misma temporada en la que se consigue el ascenso:






Queda claro el criterio del juez, del auditor  y del Plan General de Contabilidad "las deuda y gastos deben contabilizarse cuando se devengan, y no cuando se pagan".

Aclarar que el tema es más relevante en el Xerez que en el Sporting, pues en el equipo gaditano la contabilización en un ejercicio posterior afectó a la situación patrimonial en el momento de solicitud del concurso de acreedores.

 Se debería tomar nota de esta sentencia y aplicar correctamente el principio de devengo, no solo en lo que a la prima se refiere, sino también otras operaciones como los gastos financieros que en los últimos años han contabilizado "a la carta". En el caso de mantener el mismo criterio por considerarlo más apropiado, al menos deberían explicarse las razones en la memoria.