miércoles, 1 de julio de 2020

Las "perputas": la operación Arthur - Pjanic

Interesante cuestión me surge con la operación trueque entre Barcelona y Juventus con Arthur y Pjanic como "mercancía" para proceder al maquillaje de las cuentas. Tan interesante que he decidido darle a la tecla tras un largo periodo de sequía. Aunque no me he estudiado a fondo la operación básicamente se puede resumir así: debido a la diferente contabilización de las ventas y compras de jugadores, permitiría al Barcelona contabilizar de inmediato un beneficio que se compensaría en años futuros con mayores gastos. A simple vista, pan para hoy y hambre para mañana desde el punto de vista contable, porque lo que son "les perres" siguen siendo las mismas. La diferencia es que al Barcelona por cuestiones económicas le interesa reconocer ese ingreso ahora  para cuadrar el último ejercicio y supongo que con efectos en el tope salarial de la liga.

Y así de repente, me he acordado de las "perputas", como así se refería un gran maestro de contabilidad a las permutas contables, supongo que por la complejidad de su contabilización. Y es que es ahora, después de casi 20 años, cuando me doy cuenta de que esta especialidad a la hora de registrar esta operación no era simple capricho por hacer la vida imposible al estudiante.

Todos entendemos lo que es una permuta, pero ¿qué tiene que ver esto con Arthur y Pjanic?. En mi opinión todo, pues se define como un intercambio de inmovilizado, en principio material, pero aplicable también al intangible. Y aunque los jugadores son trabajadores y no máquinas ni patentes, lo cierto es que por lo que se paga en la operación es por sus derechos de adquisición, es decir, por un inmovilizado intangible. Y en este caso se intercambian con independencia de también exista contraprestación monetaria.

 Con el tiempo las permutas, que ya eran muy putas cuando yo estudiaba, fueron aumentando su complejidad, pues ya no hay solo permutas, sino que ahora tienes que ver si es Permuta comercial o no comercial. La cuestión no es moco de pavo, pues en el primer caso puedes reconocer beneficios pero en el segunda no. Aunque la norma es un lío a la hora de definir cada una, la idea es que la comercial supone un intercambio de activos con naturaleza distinta, mientras que la no comercial son de la misma naturaleza y mismas características.

Claro, que alguien podrá entender que Arthur y Pjanic son jugadores totalmente distintos y por lo tanto estamos en una permuta comercial, pero no creo yo que la ciencia contable afine tanto y desde este punto para mí sería una permuta no comercial  implicando la imposibilidad de reconocer ni un céntimo de beneficio en la operación. No sé si alguien más lo habrá visto así.

Así que siento curiosidad por ver cómo ese ejército de expertos contables, que ganan una pasta y saben mucho más que un servidor, configuran la operación para que el Barcelona pueda cuadrar las cuentas y más teniendo en cuenta el principio de fondo económico sobre forma jurídica. Y también el papel de los supervisores, tanto los auditores en las que hace tiempo que perdí la fe así como el control de la Liga en el que creo un poquito más. Para mí sería un penoso precedente y ensuciaría la imagen de la ciencia contable, más aún. Vamos, que este "joputa" no lo permitiría.

No hay comentarios:

Publicar un comentario