domingo, 25 de marzo de 2018

El bucle infinito

Aunque tras publicar el artículo sobre el affaire Botía tenía pensado olvidarme para siempre de todo lo relacionado con las cuentas del Sporting, acabo de recordar que tengo una espina clavada con un tema concreto: los servicios de profesionales independientes más conocido como los agentes FIFA por el vulgo pueblo. Y aquí el cabreo no es tanto con nuestros adorables gestores, que también, sino con los comentarios que durante años leo en las redes sociales e incluso escucho en la radio, por gente que ni conoce los principios de contabilidad, ni los distintos servicios que prestan los agentes e intermediarios, ni escuchan las explicaciones que se dan en las Juntas ni tampoco saben donde informarse adecuadamente.

Y así todos los años se produce el siguiente bucle:

1- Redes sociales y prensa: No fichamos a nadie y gastamos 2 millones en Agentes Fifa.
2- Consejo de Administración: En esa cuenta se incluyen también las comisiones por venta de jugadores, cesiones y un porcentaje sobre la ficha de los jugadores.

Al año siguiente:

1- Redes sociales y prensa: No fichamos a nadie y gastamos 3 millones en Agentes Fifa.
2- Consejo de Administración: En esa cuenta se incluyen también las comisiones por venta de jugadores, cesiones y un porcentaje sobre la ficha de los jugadores.

Y sí, es cierto que se gasta mucho en Servicios de Profesionales Independientes y en Agentes Fifa. Pero para opinar y criticar primero habría que saber ciertas cosas, escuchar, informarse y a partir de ahí preguntar.De esa forma te ahorras que siempre te contesten lo mismo.

Y ahora vamos a analizar y desmontar todas y cada una de las excusas que se  dieron durante estos años para justificar estos altos importes:

1- Comisiones por adquisición  y venta de jugadores

Si alguien estudió contabilidad en la misma época que yo  le sonará de algo el Principio de Precio de Adquisición. Es decir, que todos los gastos que sean necesarios para un adquisición son mayor importe de la compra. Es decir, que si un jugador te cuesta 1 millón y pagas 100.000 de comisión, contabilizas la adquisición del jugador en el activo por 1.100.000. De esta forma no iría ni un céntimo a la cuenta  de Servicios de Profesionales Independientes. En el nuevo plan ya no aparece el principio de precio de adquisición como tal, pero en las Normas de Valoración del Inmovilizado se dice lo mismo.

Del mismo modo, el que haya estudiado contabilidad sabrá que cuando vendes un activo, los gastos necesarios para realizar la venta son menor beneficio. Es decir, que si vendes a un jugador por 2 millones y lo tienes contablemente valorado en 1 millón y el agente se lleva una comisión de 200.000 euros, contabilizas un beneficio de 800.000 euros (y no un beneficio de 1 millón y un gasto de 200.000). En este caso tampoco tocarías para nada la cuenta de Servicios Profesionales Independientes.

Eso es la teoría. Pero por lo que parece en ese burdel que es la contabilidad del Sporting no se hacía así sino que sí se incluía en Servicios de Profesionales Independientes (SPI). Aunque fuera cierto que hubieran cometido esta irregularidad, seguiría sin ser suficiente para justificar los altos importes en la cuenta de SPI, ya que hay temporada en las que ni se pagaron ni se cobraron importes por traspaso o estos fueron muy escasos.

2- Comisiones por cesiones de jugadores


Aquí sí sería razonable la inclusión de las comisiones de los agentes FIFA como gasto del ejercicio en SPI pero por importes mínimos.

3- Gastos de ejercicios pasados

En otro duro golpe a los cimientos de la contabilidad, se olvidaron de aplicar el principio de prudencia para imputar comisiones de agentes no en el ejercicio en el que se prestaron los servicios, sino en el momento en que fueron realmente pagados. Esto se usó como argumento para justificar los 2,5 millones de la temporada 15/16. Pero si en ese momento ya estaba todo contabilizado ¿por qué en la 16/17 sube hasta los 3,4 millones? Pasamos a la última excusa

4- Porcentaje sobre las fichas de los jugadores a pagar a sus agentes

 Como en la temporada 2016-17 aumentó considerablemente la masa salarial deportiva, es lógico también un incremento proporcional en las comisiones de sus agentes y por lo tanto en la cuenta de SPI. Hasta la temporada anterior era una excusa muy buena y creíble pero entonces llegó esto:





Si el Sporting hubiese pagado a los agentes de los jugadores lo normal es que hubiese sido sancionado como lo han sido otros, pero no tengo constancia de ello. Por otra parte, si ya se sabe el criterio de Hacienda desde hace años ¿sería posible que el Sporting siguiera pagando a los agentes de los jugadores durante la temporada 2016/17? ¿Cómo se justifican entonces esos 3,4 millones? Lamentablemente ya pasó la Junta donde se podía haber planteado esta cuestión así que ya no se va a resolver. El próximo año torna el bucle infinito:



1- Redes sociales y prensa: No fichamos a nadie y gastamos 2 millones en Agentes Fifa.
2- Consejo de Administración: En esa cuenta se incluyen también las comisiones por venta de jugadores, cesiones y un porcentaje sobre la ficha de los jugadores.







lunes, 19 de febrero de 2018

Lo imposible (actualización continua)









ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN A 23/03/2018

PRÓLOGO

Quien piense que esto es sólo un tema contable, allá él.

CAPÍTULO I



















CAPÍTULO II


- Gasto 2005/2016 Demada Botía: 1.250.000

- Reconocimiento simultáneo de un pasivo 2015/2016: ¿?













CAPÍTULO III

Seguimos a la búsqueda del pasivo de 1.250.000 supuestamente reconocido en la temporada 2015/2016 a favor del FC Barcelona:


¿Es una deuda con entidad de crédito? No. Tampoco hay importe
¿Es una deuda concursal privilegiada, subordinada u ordinaria? No

¿Es Otras Deudas? Pudiera ser, pero no lo es, ya que corresponde al importe que se debe a Bravo Capital, Fernández y el Ayuntamiento.
¿Es un Proveedor? Tampoco lo es, y tampoco hay importe suficiente.
¿Es una deuda con el personal de la empresa? No
¿Es una deuda con una Administración Pública? No
¿está por descarte en Acreedores Varios? Pudiera ser, además hay importe (4.057.092,14)... ¿o no? Preguntemos a Javier Fernández...


CAPÍTULO IV



Pues se le pregunta a Javier Fernández en la Junta de Enero de 2017. En primer lugar explica los motivos por los que lo de Botía no se computó como una provisión sino como un pasivo siendo el Barcelona el acreedor. Así, que todo parece indicar que dentro de los 4.057.092,14 euros están incluidos los 1.250.000 que el Sporting debe al Barcelona por Botía.


Minutos más tardes desglosa el importe de esos 4.057.092,14 Acreedores varios y salta la sorpresa en Las Gaunas. Con Doyen Group hemos topado:


- Doyen Group: 2.800.000
- Federación: 400.000
- Jarpa: 200.000
- Ayuntamiento: 280.000
- El resto: 370.000 aproximadamente


No sólo no menciona la deuda con el Barcelona, sino que dando por cierto ese desglose no habría ya sitio para 1.250.000 euros.


Para resolver esta incoherencia acudimos al PowerPoint presentado en enero de 2017 con la evolución de las principales deudas. Aclarar que este es un documento explicativo, de andar por casa, que se presenta en la Junta pero no forma parte de las Cuentas Anuales, con lo que ello pueda conllevar:







Y aquí como vemos sí aparece Doyen en Acreedores varios, pero ni rastro de la deuda por Botía...














CAPÍTULO V


Las posibilidades van reduciéndose y básicamente queda esta opción: la deuda se contabilizó en el momento pero se pagó. Pero no, las últimas noticias apuntan a que la reclamación del Sporting ha sido admitida por el Tribunal Supremo. Quedaba saber lo que dirían las cuentas de la temporada siguiente, la 2016/17, para confirmar si existía dicho pasivo con el Barcelona. Más información que poco a poco va cerrando opciones y nos adentra en el camino de lo imposible...



CAPÍTULO VI

Y llegamos ya a las cuentas de la temporada 2016/17. Si alguno ha logrado llegar aquí sin perderse, es posible que haya adivinado que lo que va a ocurrir es que la deuda con el Barcelona por Botía aparece por generación espontánea en dicha temporada:


De repente la memoria informa:





En la Junta se informa  que dentro de los 2.632.879,81 se encuentra lo de Botía:





Y en el cuadro de andar por casa presentado en la Junta también aparece. Pero ojo, habla de "Provisión" cuando el año pasado habían explicado que era una deuda y no una provisión. Pero lo importante es que aparece en la 2016/17 pero en la columna 2015-16 aparece vacío:











Esto sólo hubiera sido posible si en el ejercicio 2016/17 se hubiese dado el gasto. Pero no, aquí se dio en la 2015/2016:






CAPÍTULO VII

Sintetizando, lo que tenemos es lo siguiente:




Hay cosas que pueden ser más o menos creíbles. Este caso en concreto es imposible salvo que las cuentas las haya hecho:















CAPÍTULO VII




Dos imágenes que juntas se entienden mejor:









Memoria temporada 2015/16




En la memoria de la temporada 2016/2017 (imagen de abajo) no hay ningún problema para desglosar los diversos pasivos. En la 2015/16 (imagen superior) ni siquiera hacen referencia a los 2.800.000 euros que se debían a Doyen. Una forma de no mojarse.

No es que me haya olvidado de terminar esto. Faltan las explicaciones de Javier Fernández en las dos últimas Juntas de Accionistas pero lleva su tiempo encontrarlas. Tal vez con ello os quede claro... o tal vez no.


CAPÍTULO FINAL


Palabras de Javier Fernández en la Junta de Accionistas con respecto a las cuentas de la temporada 15/16:

"Atendiendo al principio de prudencia es correcto contabilizar este gasto en el ejercicio en el que se conoce 2015-16 .... la partida de gastos en la que se aplica es Gastos Excepcionales ... el acreedor lógicamente es el F.C Barcelona. Con referencia a que fuera una provisión sería el caso al menos de que no se supiera con exactitud el importe a contabilizar y que hubiera una incertidumbre con respecto a la ocurrencia del hecho, es decir, que hubiera demanda pero sin sentencia ..."

Y ahora las palabras en la Junta de Accionistas del año siguiente, es decir, para las cuentas de la temporada 2016/17. Evidentemente es imposible explicar lo imposible, así que:

"Recuperando algo que quizás deberíamos  haber hecho el año pasado y que entendemos que por prudencia contable debe ser así hemos reflejado la provisión realizada en la temporada 2015/16 por el litigio Botía por el importe de 1,25 Millones de euros. Se encuentra en la partida acreedores varios del pasivo corriente del Balance"

Podéis leerlo despacito o del revés que no hay por donde cogerlo. Como podéis apreciar, el número de contradicciones entre las palabras de un año al otro es infinito. Es más, si cogemos únicamente las últimas palabras ya son una contradicción en si mismas, sin falta de compararlas con las del año anterior.

Sería un iluso si pensase que alguien ha llegado hasta aquí, y que si alguien lo hubiese hecho, haya comprendido al menos la mitad de la mitad. Y el que crea que entendió algo pensará que menudo rollo contable nos ha metido el flipao esti. Así nos luce el pelo. Con respecto al Sporting y su gestión económica ya puedo descansar en paz. 

¿THE END?






jueves, 15 de febrero de 2018

Hacia el sobresaliente en transparencia

En ocasiones los dirigentes del Sporting sorprenden positivamente. Se ha actualizado al portal de transparencia y la verdad es que es para quitarse el sombrero. Seguro que este año suben puestos en el ránking de transparencia. El que quiera puede obtener una barbaridad de datos sobre la gestión.


 Lástima la falta de fiabilidad a la que hice referencia en el anterior artículo o post como se dice ahora. Eso tiene peor remedio.
Pendiente queda de explicar lo imposible, quicir, la contabilización del affaire Botía, que aparece, desaparece y vuelve a aparecer.




Ley de Transparencia

domingo, 31 de diciembre de 2017

Tener una tía en Cuenca

Acaba un año 2017 en el que básicamente me he mantenido al margen de opinar sobre la actualidad económica sportinguista, observando las opiniones de todos los contendientes, pero sin entrar al trapo, en plan echar pan a los patos. Pero a unas horas de que llegue el fin de año creo que tengo una deuda (real y contable) con esos 25-30 lectores, incluidos bots, familiares y despistados, que sienten cierto interés por lo que este humilde servidor piensa. Así que por ellos, y sólo por ellos, voy a escribir mi opinión sobre las últimas cuentas aprobadas el pasado 14 de diciembre.

Podría entrar a pecho descubierto a analizar los números, los fondos de maniobra etc explicados por Javier Fernández. Pero no, no lo voy a hacer. Sin haber dedicado más de 2 minutos a mirarlos, me creo al 99% que la viabilidad del Sporting está garantizada tanto en Primera como en el peor de los escenarios, es decir, una larga temporada en segunda A (esta gente no contempla la segunda B). Las previsiones de ingresos y el control de la Liga hacen que no haya nada que temer. Tal vez podríamos entrar a debatir, si se puede gastar menos en esto y más en lo otro, pero nadie daría su brazo a torcer. Así que no los voy a discutir, con excepción de una operación en concreto, pero esto será otro día.

Además hay que recordar que las cuentas pasan una auditoría y el control de la Liga, que no es moco de pavo, eso es lo que realmente importa. Ahora bien, como purista tocapelotas que soy, tengo que decir que los números presentados, de forma global, me valen tanto como tener una tía en Cuenca. Quicir NADA.

Nos encontramos con una deuda no contabilizada

El año 2017 empezó con una Junta de Accionistas en donde se presentaron unas cuentas donde había más de 9 millones de gastos sobre los que se habían presupuestado. Lo que en cualquier empresa seria sería motivo de un cierre usted la puerta al salir, aquí fue usado como coartada y aceptado por el entorno. "Nos encontramos con una deuda no contabilizada" se excusaba el consejero Fernando Losada en una entrevista posterior. Puede que efectivamente Losada viera molinos y se diese de bruces con gigantes, pero no así Javier Fernández y Javier Martínez que formaron parte de los Consejos de Administración que debieron contabilizar esos gastos y deudas y no lo hicieron.

Pero lo importante del asunto, es que esas cuentas en las que se ocultaron esos pasivos, también habían sido auditadas y también habían pasado el control de la Liga. Y aún así, Losada se encontró con 10 millones o más de pufos no registrados. Por lo tanto, a mí no me vale el argumento de que las cuentas están auditadas, al menos mientras quien las audita sea la misma empresa.  ¿Propuso alguien el cambio de auditor? Evidentemente no, estaban y siguen encantados. Como pa no.

Aquest any... tampoc

En tal escenario el presidente Javier Fernández podía haber optado por decir algo así como "es cierto, que lo de años pasado fue una auténtica mierda, pero no va a volver a suceder" Pero no, tiró de ambigüedad al decir que no volvería a haber diferencias entre la deuda contable y real y al mismo tiempo defender, como gato panza arriba, los criterios antiguamente aplicados por expertos financieros y auditor. Es decir, que los aplicará otra vez si le da la gana. Esos mismos criterios que hacían tener que hablar de una deuda real y otra contable. Lo nunca visto. Saben aquel que diu que si tenemos reconocida ante notario una deuda líquida, vencida y exigible de 2.538.750 euros no la contabilizamos porque no sabemos por cuánto contabilizarla. ¿De qué color será el caballo blanco de Santiago? Y es más, como esa deuda puede crecer hasta 10 millones pues creemos que entre 2.538.750 y 10 millones lo mejor es dejarla en cero. Y no explicar nada en la memoria, con un par.

O saben aquel que diu que no contabilizamos durante años los intereses de una deuda aplazada por la Agencia Tributaria hasta el ejercicio en el que se produce el pago. Esto es lo que entendemos por principio de devengo y así lo explicamos en una nota de la memoria. Sabemos que el caballo blanco de Santiago es blanco pero nos interesa que sea negro como el betún y como somos muy legales lo explicamos en la nota X de la memoria. Pero luego lees esa nota X y ves que pone que el caballo blanco de Santiago es blanco como la nieve. A los caballos que ve el presidente les han salido alas en la espalda y un cuerno en la frente.



Pese a ello se permitieron el lujo de decir Aquest any sí, ahora ya está todo incluido. Para unos meses después volver a la cruda realidad: aquest any tampoc. Que faltaba millón y medio por el seguro de descenso que hay que devolver y tal. ¿Acaso se enteraron ahora? Peccata minuta al lado de los 9 kilos del año anterior, pero una muestra más falta de credibilidad.

Para concluir y a diferencia de otros años, en los que era evidente y así lo dije, no hay ningún indicio de que nos la estén metiendo doblada con gastos y deudas ocultas. Del mismo modo que ni el mejor analista puede garantizar su fiabilidad, porque la duda no está en las cuentas en sí, está en quien las formula y las audita. Al memos mientras sigan demostrando que no saben de qué color es el caballo blanco de Santiago.






lunes, 18 de diciembre de 2017