viernes, 28 de agosto de 2015

Pasado, presente y futuro de las Sociedades Anónimas Deportivas

Más información en http://www.tufenuncadecaiga.org/?p=3027


miércoles, 26 de agosto de 2015

La deuda cero

Casi todos los sportinguistas recordamos el ascenso del 2008 y las palabras del presidente Antonio Veiga, vicepresidente en aquel momento, de que en tres años en primera la deuda sería cero. Ya sabemos como acabó esa historia.

Quien si parece haber conseguido el objetivo deuda cero es el presidente del Celta, Carlos Mouriño. Algo sorprendente si tenemos en cuenta que hace 5 años debían casi 70 millones y hace apenas un año su pasivo exigible aún era de 40. ¿Es posible que la deuda actual del Celta es cero?

Para entenderlo podéis leer la siguiente entrada en http://eldineroenelcampo.blogspot.com.es/2015/08/deuda-cero-en-el-celta-mito-o-realidad.html

lunes, 3 de agosto de 2015

Sobre los 5 millones que arruinaron el Sporting

Un año después volvió Antonio Veiga, presidente del Sporting, al programa Gijón Ser Deportivos en la Feria de Muestras y como suele ser habitual no dejó contento a nadie.

No me voy a meter en alguna de sus expresiones indignas para un presidente de una institución como el Sporting, sino que me voy a centrar en alguna de las cifras que para explicar la ruina "No se puede gastar 5 millones en fichajes".

A muchos le sorprendió tal cifra. He de decir, que si sumamos la inversión en la cuenta "Derechos adquisición de jugadores"durante el periodo 2008-2014 se alcanza esa cantidad a la que se refiere el presidente. ¿En quiénes? No se sabe muy bien. Se sabe lo que se pagó cada año (siempre según las cuentas) y los jugadores que llegaron en cada temporada (Sangoy llegó en la 10/11 pero ya estaba firmado antes):




No sé si el señor Veiga está convencido de que estos poco más de 5 millones invertidos en adquirir jugadores son la causa principal de la ruina del Sporting o si por el contrario se está partiendo en rodajas de todos nosotros. En cualquiera de los dos casos me parecería extremadamente grave, pero sería mucho más preocupante el primer caso, pues ello significaría una capacidad importante para analizar la situación y más en estos meses de profunda reflexión e intención de cambio. Razones se me ocurren muchas, pero hay dos que saltan a la vista:

1- Estos 5 millones suponen un ridículo 3 % del total de ingresos gestionados por el Sporting (170) en el mismo periodo.

2- No habrá caído Veiga en la plusvalía que se obtuvo con esos jugadores. Sólo con los traspasos de Botía, Trejo, De las Cuevas y Scepovic se obtuvieron casi 8 millones. Es decir, que tu inversión de 5,5 millones fue más que rentable y por lo tanto mejora tu situación económica. Y eso con un simple cálculo de sumar y restar, sin considerar amortizaciones ni meterme a calcular el beneficio contable que sería aún mayor.

Por poner un ejemplo, es como si te compras una casa por 500.000 euros, la vendes por 800.000 al cabo de un año y les cuentas a tus acreedores que no tienes para pagarles porque gastaste demasiado en a casa. Es decir, que los tomas por gilipollas.


viernes, 10 de julio de 2015

Flujos de efectivo: contando gallinas en el corral

Existe una gran parte de la población, no familiarizada con los principios contables, que no se cree las cifras que figuran en las cuentas anuales. Dicen que son producto de maquillaje o ingeniería financiera y en la mayor parte de los casos no les falta razón. A ello se une la mal interpretación que se suele hacer del concepto beneficio. Por ello muchos consideran mucho más útil lo que podemos denominar contar las gallinas que entran y salen del corral, y así no hay lugar a ningún tipo de ingeniería financiera.



Siguiendo con el repaso de las principales cifras del Sporting en los últimos años, vamos a ver todas las gallinas que entraron y salieron desde 2008 a 2014. Esta información la podemos encontrar en el documento llamado Estado de flujos de efectivo que nos explica la evolución de la tesorería (les perres) distinguiendo tres tipos de operaciones: explotación, inversión y financiación.

Así, podemos ver como en 2008 había en caja más de 800.000 euros mientras que a 30 de junio de quedaban poco más que las telas de araña (81.000 euros), pasando por una época de bonanza, 2009, con más de 3 millones en las arcas.

En el siguiente cuadro podemos ver como ha variado la tesorería a lo largo de este periodo  y cómo han influido en esas variaciones las 3 actividades mencionadas anteriormente (cifras en millones de euros):



Lo primero que hay que saber para interpretarlo, es que números positivos (verdes) significa que se cobró más que lo que se pagó, es decir, entraron más gallinas de las que salieron. Por el contrario, los negativos (rojos) indican que los pagos superaron a los cobros y por eso se reduce la tesorería (perdimos gallinas).

Si analizamos la columna 2009 (temporada 2008-09) quiere decir que a 30 de junio de 2008 había 840.000 euros que a 30 de junio de 2009 eran 3.2000.000 euros, gracias especialmente a los flujos de explotación positivos de 4,63 millones. Este efectivo fue empleado gran parte en la siguiente temporada, con muchos pagos de inversión (obras en el Molinón por ejemplo) y financiación (devolución de un crédito a la Caixa por ejemplo).

Si analizamos lo que ocurrió en todo el periodo (columna total) vemos que la variación fue negativa (pagos superiores a cobros) en 760.000 euros. Vamos a desagregarlo por cada tipo de flujo:

- Explotación (+ 28,36 millones): A primera vista lo que nos indica esta magnitud es que la actividad ordinaria del Sporting es una máquina de hacer dinero, ya que los cobros superaron ampliamente a los pagos en todas y cada una de las temporadas. Como explicaré más abajo, es una falsa apariencia.

- Inversión (-14,28 millones): Los pagos por inversiones superaron a los cobros en más de 14 millones. No quiere decir ello que sea malo, pues una sociedad que invierte quiere decir que crece. No obstante, al igual que ocurre con los flujos de explotación, habrá que matizar esta cifra.

- Financiación (-14,83 millones): La interpretación es que se ha devuelto casi 15 millones de deuda, es decir los pagos por devoluciones son mayores que los cobros por emisión de nueva deuda. Recalcar que estamos hablando de deuda financiera, no incluyendo aquí los pagos pendientes a proveedores, empleados, o hacienda (explotación) ni los de marcas, obras (inversión).


Tras este primer análisis y tirando de manual la interpretación es que el Sporting ha generado casi 30 millones de euros que se han empleado a partes iguales en invertir y en devolver deuda. Muy chocante con lo que ha ocurrido en realidad.

Como ya adelanté, hay que hacer un par de matizaciones a esas cifras. La primera se refiere al dinero cobrado por las ventas de jugadores, que se ha considerado un flujo de explotación, en mi opinión erróneamente. Igual que cuando fichas a un jugador lo consideras inversión y los correspondientes pagos restan el llamado flujo de inversión, es lógico pensar que los cobros por venta de jugadores formen parte del mismo flujo. No lo han considerado así los responsables del Sporting.

De haber estimado estos cobros por jugadores como desinversión, el cuadro de arriba podría haber quedado más o menos así (pasando las ventas de explotación a inversión):


Nota: Este cuadro está hecho bajo la falsa presunción de que los traspasos se cobraron en la misma temporada que se vendió el jugador. Esto puede provocar que los datos de cada temporada sean erróneos, no así el total del periodo.


Y aunque el resultado final no varía, sí lo hace la interpretación. La actividad ordinaria ya no genera casi 30 millones, sino sólo 11 y vemos con es negativa en las últimas dos temporadas. Por su parte, los cobros por inversión superan a los pagos, es decir, se desinvierte. Consigues dinero pero a costa de deshacerte de tus activos, en este caso jugadores.

Y todavía hay otro matiz no menos importante. El estado de flujos de efectivo no aclara si el dinero conseguido es porque lo estás haciendo muy bien o simplemente porque no estás pagando. Es decir, yo puedo mantener la tesorería si cobro y no pago. En el caso del Sporting el saldo con sus acreedores aumentó en más de 4 millones durante el periodo. Por lo tanto, si se hubiera pagado todo lo que se tenía que haber pagado el flujo de explotación se habría reducido más, pero evidentemente no había dinero para ello (76.000 euros en caja). Como veis, contar gallinas tampoco es tan fácil.