lunes, 6 de julio de 2015

Irregularidades contables: la prima de ascenso

El ascenso conseguido por los guajes del Sporting tiene relevancia desde el aspecto deportivo y económico. Desde este punto de vista se puede dar la paradoja que si bien jugar en primera supone un importante balón de oxígeno, en el más corto plazo puede tener un efecto negativo, al aumentar el gasto al tener que contabilizar la merecida prima por ascenso.

Este sin sentido no pasaría probablemente fuera del ámbito deportivo donde una empresa prima a sus trabajadores por conseguir una serie de objetivos encaminados a obtener mayores ingresos, por lo que el mayor gasto derivado de esa mayor retribución no empeoraría los números de la compañía.

Pero en el caso del fútbol es distinto. Los objetivos son deportivos y la recompensa es económica. Mismos ingresos pero mayor gasto, lo que conlleva pérdidas. Supongamos un club que había conseguido el equilibrio presupuestario con mismos ingresos que gastos. Al lograr el ascenso, a los jugadores les corresponde una prima de 2 millones. El club cerrará el ejercicio con una pérdida igual a esa prima, a pesar de haber conseguido sus objetivos. Contradictorio.

Desconozco como afectará ésto a las cuentas del Sporting del curso 14/15. En principio la situación será similar a la del ejemplo puesto arriba. Sin embargo, el procedimiento de los responsables del club gijonés en años anteriores ha sido distinto. Si en la temporada 07/08 se consiguió el ascenso, la prima se contabilizó en la 08/09; por lo que el ejercicio en el que se consiguió  el logro deportivo se cerró con beneficios, y el mayor gasto por la prima se trasladó al siguiente ejercicio donde se compensó con mayores ingresos obtenidos en primera división. Lo mismo ocurrió en años sucesivos con las primas de permanencia, y de ahí que aunque la temporada 11/12 termine con el fatal descenso, haya contabilizada un prima de permanencia (la correspondiente a la 10/11).

Esta forma de proceder del Sporting siempre me llamó la atención. No respeta el principio de devengo,  pero sin embargo me pareció coherente. El único problema es que en la memoria dice que cumple todos los principios, cuando no es así.

El mismo criterio que el Sporting lo aplicó el Xerez en la temporada 08/09 y ha sido determinante a la hora de calificar el concurso de acreedores como  culpable (Sentencia íntegra en iusport.com). Así, el Juzgado de lo mercantil nº1 de Cádiz considera como irregularidad contable relevante la no contabilización de la prima en la misma temporada en la que se consigue el ascenso:






Queda claro el criterio del juez, del auditor  y del Plan General de Contabilidad "las deuda y gastos deben contabilizarse cuando se devengan, y no cuando se pagan".

Aclarar que el tema es más relevante en el Xerez que en el Sporting, pues en el equipo gaditano la contabilización en un ejercicio posterior afectó a la situación patrimonial en el momento de solicitud del concurso de acreedores.

Si bien en el Sporting no parece que haya mala fe, se debería tomar nota de esta sentencia y aplicar correctamente el principio de devengo, no solo en lo que a la prima se refiere, sino también otras operaciones como los gastos financieros que en los últimos años han contabilizado "a la carta". En el caso de mantener el mismo criterio por considerarlo más apropiado, al menos deberían explicarse las razones en la memoria.

lunes, 29 de junio de 2015

Como hemos cambiado

Una manera muy fácil con la que podemos ver de un vistazo lo que le ha pasado a la economía del Sporting, es comparar sus balances en dos fechas. Los balances se presentan comparando la cifra del ejercicio actual con la del anterior y así vemos las variaciones en el último año. Pero también podemos hacerlo en un horizonte mayor. Considero interesante hacer la comparación en los años 2008 y 2014, para de un simple vistazo ver lo que teníamos y debíamos en aquel momento en el que parecía que no había ningún problema, y lo que tenemos y debemos en este instante (2014) en el que vemos peligrar la existencia del Sporting.

Para mayor claridad, agrupo las partidas en las principales masas: por un lado el Activo, es decir, los bienes y derechos de los que el Sporting es titular; y por otro lado el Pasivo, es decir, la financiación, ya sea propia (patrimonio neto) o ajena (Exigible). Tanto el activo como el exigible (deuda) se divide en No Corriente (largo plazo) y Corriente (Corto Plazo).



Como sabéis el Sporting ha obtenido durante el periodo (2008-14) cuantiosos beneficios. Sin embargo, la situación económica ha empeorado considerablemente ¿Cómo se explica esto?

A menudo simplificamos demasiado el análisis al fijarnos únicamente en la cuantía global de deuda, representada en el cuadro por el exigible. La variación que ha tenido durante el periodo no ha sido muy significativa. En contra de la creencia popular, la deuda total se ha reducido en casi un millón, de los 31,31 (Exigible no corriente + Exigible corriente) de 2008 a los 30,51 de 2014. Lo que sí cambia radicalmente es su composición; mientras la deuda no corriente ha disminuido en 11 millones, la corriente ha aumentado en más de 10. Es decir, no se ha creado nueva deuda, pero se ha acercado el vencimiento. Se puede decir que ha pasado de estar ordenada y controlada a ser acuciante. El pufu se te ha echado encima y ahora no puedes pagarlo.


Pero no se acaba el análisis mirando la deuda. También hay que ver lo que se tenía entonces y lo que se tiene ahora. Para ello nos vamos al lado izquierdo del balance: el activo. Como se ver en el cuadro, éste aumentó en más de 13 millones durante el periodo. Casi toda la variación es debida al incremento del Activo no Corriente.

¿Y qué es el  activo no corriente? Pues son aquellas inversiones poco líquidas. En esos 11,52 millones se recogen principalmente las obras en El Molinón y Mareo (la parte aún no amortizada), las marcas y la opción de recompra de Mareo. El hecho de que se calificaran como inversión tiene una consecuencia: no se han tenido en cuenta a la hora de calcular los beneficios del periodo Si se hubieran calificado como un gasto, los beneficios acumulados de este periodo en lugar de ascender a 14 se habrían quedado en 3.

Menos significativo es el incremento del Activo Corriente, por poco menos de 2 millones. Esto se debe a que aumentó el saldo de los derechos de cobro a corto plazo.

Nos queda una última partida, que es la del Patrimonio Neto. Estos son los recursos propios, el valor contable del Sporting que sigue siendo negativo, pero ya no tanto. Esos 14,17 millones (de -27 a -13) son los beneficios netos acumulados durante los últimos 6 años. A dicha cifra podríamos llegar sumando las variaciones de las otras grandes masas del balance.

Como resumen podríamos decir que de los 14 millones de beneficios obtenidos durante el periodo, 13 se destinaron a incrementar el activo y tan solo 1 a reducir deuda. A pesar de estas ganancias, la situación empeoró considerablemente porque se ha ido acercando el vencimiento de las deudas sin que se hayan pagado o refinanciado.









jueves, 25 de junio de 2015

El profe me tiene manía





Seguramente muchos utilizamos esta expresión para justificar una mala calificación en un examen "el profe me tiene manía". Más o menos, lo mismo que está sucediendo ahora en el mundo del fútbol, con la aplicación del Control Económico por parte de la LFP.

Durante muchos años se criticó el trato de favor a los clubs de fútbol, que acumulaban deudas y deudas sin que nadie les dijese nada. Por ello, y para no perjudicar a los acreedores ni a aquellos que sí cumplían las normas, se instauraron una serie de medidas de control económico, cuyo fin es sancionar a aquellos que no estén al día en sus pagos. Pero cuando llega la hora de ejecutar las sanciones, son la LFP o la Agencia Tributaria los que se convierten en malos de la película, en los profes que nos tienen manía.

Cierto es que la LFP, o laLiga que se dice ahora, podía ser un poco más claro a la hora de aplicar el reglamento de control. Al igual que ocurre con las sanciones a futbolistas expulsados, sería deseable que la patronal, que también es órgano regulador, hiciera públicas las infracciones y las sanciones correspondientes, fuera más claro con los plazos etc.

Primero fue el Murcia el que se sintió agravado por un descenso a segunda B. Luego fue el Sporting con el límite salarial, que los dirigentes utilizaban para ocultar la verdadera sanción de no fichar. Elche, Osasuna y Zaragoza también fueron nominados, unos con el descenso, otros con limitaciones en fichajes. Y tal vez Recreativo y Racing, de no haber descendido, se hubieran llevado también algún premio.  Aficionados, medios y algún dirigente la toman entonces con Javier Tebas, presidente de la LFP y pronto empiezan a surgir conspiraciones "Tebas nos tiene manía".

Desconozco si Tebas o los distintos Comités de la LFP (que al final son los que se ocupan de ello) tienen algo contra alguno de estos cinco equipos, pero lo dudo. De lo que sí estoy es seguro es de ciertos errores que se cometen  a la hora de opinar. Mi favorita y creo que la más usada es la siguiente:

"Con otros no se atreve, todos tienen deudas y solo nos sancionan a nosotros" Y se suele poner de ejemplo a Barcelona, Madrid, Atlético, Valencia etc. Efectivamente, ellos tienen las mayores deudas del fútbol español, pero ¿acaso no cobran Messi o Ronaldo al día?  ¿nadie se ha parado a pensar por qué?

Conviene aclarar, y con independencia de que alguno de estos grandes clubs hayan tenido o tengan problemas económicos, que lo que se sanciona no es la mera tenencia de deudas. Lo que se sanciona son los impagos, es decir, aquella deuda no pagada en plazo.  La deuda es algo tan aceptado en la sociedad, que la mayoría la tenemos y no por ello salimos a la calle coloraos de vergüenza ¿quién no financió su casa con un préstamo hipotecario, o paga un coche o un televisor a plazos?.¿quién no tiene una tarjeta de crédito? Nadie se va a quedar con su casa o coche mientras pague todos los meses lo que le corresponde.

  Cuanto mayores son tus ingresos, mayor nivel de deuda te puedes permitir. Por eso los clubs que más dinero mueven son precisamente los más endeudados están. Por eso la deuda global de la primera división es mayor que  la de la Segunda, y ésta a su vez mayor que la de Segunda b y así sucesivamente. Lo mismo fuera del fútbol. A alguno tal vez le sorprenda que la deuda de Apple sea mayor que la de la panadería de la esquina, lo cual no quiere decir que el gigante norteamericano esté mal gestionado ni tenga un trato de favor. Esto es lo primero que hay que entender antes de hablar de tratos de favores.

Aclarado este primer punto vamos con otro que me hace gracia: el de la sanción. A muchos les parece injusto que se sancione, pues si no se pagó es "porque no se tenía el dinero". Nos ha jodido mayo con las flores. Solo faltaba que no pagaran porque no les diera la gana. En el caso concreto de la sanción del Sporting, las fichas a los jugadores debieron pagarse la temporada pasada. Pudiste ajustar tus gastos a tu nivel de ingresos, considerando las deudas pendientes, pero no lo hiciste, y no pudiste pagar la deuda ni en diciembre, ni en marzo, ni en el plazo extra que te otorgan hasta que imponen la sanción. Tal vez si en su día no hubieras pagado 350.000 euros (supongo que a un agente) por un jugador que tenía la carta de libertad o no hubieras hecho otras tropelías, tal vez entonces tus jugadores hubiera cobrado al día y ahora no tendrías ningún problema a la hora de fichar. Ninguna culpa tiene el órgano controlador de que el Sporting estuviera hecho unos zorros y los únicos responsables son sus directivos y a ellos es a los que hay que pedir cuentas.

Y como reflexión final ¿Qué pasaría si no se sancionase a los clubs morosos? Pues que volveríamos al 95, cuando se perdonó a Sevilla y Celta, y los clubs y SAD  volverían a hacer lo que les da la gana.  Los jugadores y otros acreedores a ponerse a la cola para cobrar y veríamos como los clubs cumplidores serían menos competitivos con respecto a los que no lo son. ¿En serio es esto lo que queremos?


martes, 23 de junio de 2015

El retorno del Doyen


El vicepresidente del Sporting Javier Fernández, en una entrevista concedida a Juan Gancedo de Onda Cero, repasó la actualidad extradeportiva del Sporting. Un nuevo intento de lavar su imagen, reconociendo errores y desvelando sus intenciones de modernizar la gestión de la entidad. En este sentido parece que ya llega la salida del Director General, si bien es curiosa su apuesta por la continuidad del Presidente, que no olvidemos era Vicepresidente Económico en la época en la que la gestión económica fue un desastre (2010-2012), como así reconoció el propio Javier Fernández. Una manera de exculparle de la ruina, que interpreto como una forma elegante de decir que nunca pintó nada en la gestión de la SAD.

También hubo tiempo para hablar de la relación con Doyen Group. Hasta la pasada junta solo reconocían con el fondo una relación de publicidad y un préstamo. Pero no les quedó más remedio que reconocer tres años después la existencia de un contrato de agencia aún vigente a fecha de hoy, por el que el Sporting percibió en 2012 dos millones de euros disimulados en la cuenta de Ingresos Accesorios, a los que me referí en numerosas ocasiones.

No les faltaron oportunidades para explicar dicho contrato, pero prefirieron optar por su ocultación e incluso negación, pues fueron varias las veces que les cuestionó sobre la relación con Doyen (juntas, entrevistas, ruedas de prensa etc). Ayer Javier Fernández nos aportó alguna pista más: " un contrato en base a asesoramiento de jugadores o un título así más o menos. Ellos depositan una cantidad a fondo perdido de 2 millones y esperan un retorno en base a sus asesoramientos de ventas de jugadores"

¿En qué consiste dicho asesoramiento en venta de jugadores? El diario El Comercio tal vez se excede en su interpretación, pero en mi opinión dan en el clavo, más claro agua:





Es decir, el asesoramiento conlleva un porcentaje en la venta de los jugadores, lo que fue negado en un sinfín de ocasiones por los dirigentes rojiblancos. Lo que no quiso o no pudo aclarar es la cuantía de ese retorno que le corresponde al fondo de inversión maltés y que no figura como deuda en los 30 millones reconocidos en el último balance (en cambio sí figura el préstamo). Me temo que puede haber lío con este tema.

Y hablando de cuentas, curiosa la forma de reflejar los dos millones de euros que entregó Doyen, imputándolo todo como ingreso del 2012. Si realmente es un contrato de agencia (o asesoramiento) con una duración determinada (aún está en vigor) el ingreso debió repartirse en los años que dura el contrato con independencia de cuando se hubiese hecho efectivo. La contabilización realizada se asemeja más a una venta de derechos que al contrato de agencia o asesoramiento. Asi que habrá que seguir preguntando e incordiando.











martes, 12 de mayo de 2015

La Junta de Accionistas (2): El Plan General de Contabilidad Real Sporting

Ahora que van saliendo a la luz algunas de las cuestiones tratadas desde hace años en este blog (los 2 millones de ingresos accesorios de Doyen y los 350.000 euros de los derechos de adquisición de Mendy) es tiempo para escribir un poco sobre teoría y práctica llevada a cabo por los responsables del Real Sporting. Será un texto muy técnico, sirva de advertencia, pues todavía estáis a tiempo de no leerlo.

Si cuando uno analiza las cuentas del Sporting le entran dudas razonables sobre la capacidad de los responsables para elaborarlas, una vez escuchadas las explicaciones en la junta se despejan: no tienen ni idea. O si la tienen lo disimulan. O tal vez son conscientes de ello, pero les importa un carajo. Tienen su propio plan contable y lo aplican a conveniencia. Otra cosa no se explica.

Me tuve que echar varias veces las manos a la cabeza al escuchar la Junta en directo, y tuve que escucharla otra vez porque no daba crédito a varias de las explicaciones del Director General. Desde un punto de vista teórico son varias las aberraciones que escuché. Desde un punto práctico supongo que carecerán de importancia, porque si no estos tíos ya tenían que estar inhabilitados para manejar cualquier libro contable.

Varias son las cuestiones que me hacen pensar que para ellos los principios de prudencia y devengo son algo así como chino mandarín, y no digo el de adquisición porque el nuevo plan lo ha suprimido, pero también se pasan por el forro las normas de valoración de activos. De las resoluciones del ICAC conocen alguna y pasan olímpicamente otras. Y del concepto de amortización mejor no hablar aunque lo haré.

Ya advertí en las anteriores cuentas de que no entendía que no contabilizaran ningún gasto financiero por el préstamo de Doyen y que para la 13/14 presupuestasen los de esta temporada y los de la anterior, es decir, 250.000 según el Director General. Y efectivamente, contabilizaron dos temporadas en una, pero no por los 250.000 anunciados, sino por el doble y sin que nadie se sonrojara. Y luego tienes que escuchar lo de lo difícil que es meterle un gol a la LFP...

De la prudencia ni hablamos. El auditor les da el toque por no deteriorar el crédito por Barral, y seguramente también podía haberles dicho algo por la sentencia Botía ya perdida en primera instancia  o por los recargos de la agencia tributaria también con sentencia desfavorable del TEAC. Ni siquiera tuvieron a bien mencionar en la memoria los litigios en los que están en curso. Todo eso bajo el pretexto de que están recurridos y las eternas expectativas de éxito de este Consejo de Administración.

No contabilizan aquello que tienen recurrido, pero ¿qué pasa con los intereses por el aplazamiento de 6,5 millones acordado con la Agencia Tributaria? En el ejercicio 12/13 contabilizan más de 800.000 euros que parecía mucho y en el 13/14 nada. Tal vez los anticipan al contrario que hicieron con Doyen, tal vez...

Se explicó que en el saldo de deudores estaba incluido el importe pendiente por Barral más los correspondientes intereses, que no recuerdo la cifra exacta, pero serían 200.000 o así. Sin embargo no hay contrapartida en la cuenta de pérdidas y ganancias, pues los ingresos financieros de los dos últimos ejercicios no alcanzan los 3.000 euros. Es totalmente imposible aumentar el saldo de una cuenta sin la correspondiente contrapartida.

Por no hablar de las comisiones de los agentes Fifa, que no se sabe si en las compras forman parte del precio de adquisición, si en las ventas son menor beneficio, si lo contabilizan como gasto aunque en la memoria digan lo contrario etc

Se refugian en la resolución del ICAC del 28 de mayo de 2013 para activar los derechos de uso de El Molinón. No les falta razón, pero reniegan de esa misma resolución cuando prohíbe expresamente la activación de los derechos de participación en competiciones deportivas y los costes de de formación de los jugadores de la cantera.

Pero aún falta la obra maestra de todo genio. La explicación de como van a llevar a cabo esa activación de jugadores de la cantera . Ojo a la explicación:

" no activas porque sí,  sino jugadores de la cantera que lleven más de un determinado número de años en el club que tú entiendas que tienes totalmente amortizados con lo cual luego no tengas que amortizar.  Porque si tú activas y luego tienes que amortizar a gasto, al final la cuenta de pérdidas y ganancias se ve afectada"

Ya no es que incumplas los principios y normas, es que te sales de cualquier lógica contable. ¿Cómo piensas activar lo que ya está amortizado? En fin, que me da mucho miedo esta gente, y mucho más porque parece que cuentan con el apoyo de la LFP. Vaya país de pandereta.