sábado, 31 de diciembre de 2016

Sobre candidez, servilismo y el espiritu de la Navidad. Parte II.

Seguimos intentando combatir la epidemia de información tóxica. Esta vez es el propio Javier Fernández quien concede 3 entrevistas en dos días, dos de ellas al mismo medio. Debió de sentirse tan cómodo en la primera que decidió repetir.

Como era de esperar ninguno de los periodistas que hacen la entrevista le rebaten absolutamente nada en materia económica. Destaco este ejemplo:


Al entrevistador no parece extrañarle la respuesta pues no incide en ello. Le parece perfecto que esta gente no hubiese contemplado la indemnización de Amado en el presupuesto. A cualquiera le podría haber pasado si te cogen desprevenido. Pero ahora vamos a ver lo que escribió el mismo periodista el año pasado:


 El periodista no era un alma cándida al que se la podían colar con facilidad. Sabía de sobra de qué iba el asunto. Vosotros mismos lo podéis calificar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada